Manchas Solares, ciclo 24

Articulo leido en el Programa Colombiano para Radioaficionados el domingo 19 de Marzo 2017.

 

En el año 1610 Galileo Galilei invento el telescopio, lo dirigió al cielo y descubrió eventos que transformaron la forma de pesar sobre el universo. Confirmo la valides de las teorías heliocéntricas, es decir que los planetas giran alrededor del Sol y no de la tierra.

Uno de los descubrimientos al usar el telescopio fue que el Sol presentaba manchas negras sobre su superficie brillante. Esto choco con el pensamiento, imperante en la época, de que todos los cuerpos celestes eran perfectos e inmaculados. Las manchas en el Sol no son permanentes sino que aparecen y desaparecen en un periodo de unos 10 días y aparentemente están sobre la superficie del Sol y por lo tanto se podía deducir una rotación del Sol sobre su eje de aproximadamente 27 días terrestres.

Hay muchas referencias sobre observación de las manchas en el Sol con anterioridad a Galileo, pero después que se dispuso del telescopio, en 1610, se han hecho observaciones continuadas y detalladas.

La aparición de manchas en el Sol es muy variable, hay periodos de mucha actividad seguidos por periodos de nula o casi nula aparición de manchas. A finales del siglo 18 (1700s) había suficiente datos estadísticos sobre aparición de manchas que los astrónomos dedujeron que las manchas solares siguen un ciclo casi constante de 11 años entre máximos y mínimos de actividad.

Como hemos comentado el sol es una esfera que gira sobre sí mismo teniendo un eje que en perpendicular a al eclíptica lo que significa un ángulo de unos 23 grados de inclinación con respecto al eje de la tierra. Entonces podemos considerar al Sol tiene polos,  donde está el eje y el ecuador solar seria la línea equidistante a los polos y podemos medir la latitud para diferentes lugares de la superficie.

Las manchas aparecen en ambos hemisferios en latitudes que van de lo 5º a los 40º, nunca en la línea ecuatorial ni en lo polos. Cuando el número de manchas alcanza su máximo se llama “máximo solar” y el punto de baja actividad será “mínimo solar”. Al principio del ciclo las manchas solares tienden a aparecer en latitudes altas (40º) y a medida que se aproxima al máximo solar aparecen manchas con mayor frecuencia y a latitudes más bajas hasta que se alcanza el máximo, continuando con aparición de manchas en bajas latitudes hasta llegar al mínimo con casi nula aparición de manchas. Poco tiempo después del máximo solar empiezan a aparecer esporádicas manchas en latitudes altas (40º) atribuidas a la iniciación del siguiente ciclo.

Como hemos dicho anteriormente un ciclo solar es de aproximadamente 11 años, no es un número exacto pero 11 años es el promedio, tampoco los ciclos son iguales, ha habido ciclos con máximos (número de manchas en un mes) con valores muy dispares.  Un ciclo solar se cuenta como el periodo entre dos mínimos solares.

Las manchas solares han sido motivo de estudio para encontrarle una explicaion y aun hay mucho por conocer.  Sin embargo sabemos que son producidas en zonas de la superficie que tienen una temperatura menor que su entorno. Al ser zonas más frías, emiten menos luz y parecen como zonas oscuras. No son negras si no que lucen negras en comparación que la zona aledaña mucho más brillante.

También sabemos que las manchas son originadas por la aparición de un fuerte campo magnético  en el sitio de la mancha, que provocan remolinos en los gases de la superficie del sol. Algunas manchas son tan activas que pueden provocar el lanzamiento de chorros de materia desde la superficie del sol (plasma) que debido a la velocidad con que son lanzados pueden abandonar la abrasión del sol y lanzarse al espacio.

El material arrojado por la mancha solar no es otra cosa sino átomos de hidrogeno muy caliente y a mucha velocidad.  Parte de estas emisiones pueden llegar a la Tierra y son tan energéticos que podrían acabar con la vida en la Tierra pero, para nuestra seguridad, la tierra tiene un campo magnético exterior que actúa como un escudo he impide la llegada a la superficie de la tierra de esas partículas. Sin embargo, en los polos de la tierra, donde el campo magnético es más débil, muchas de estas partícula pueden penetrar y causan un espectáculo llamados auroras boreales.

En general, en periodos de máxima actividad solar (muchas manchas) significa que el sol radia muchas partículas al espacio que puede llegar a la tierra causando que las capas altas de la atmosferas se ionicen. Cuando una capa de la atmosfera está fuertemente ionizada actúa como un reflector para las frecuencias de radio entre 1 y 30 MHz.  Esto tiene vital importancia para las comunicaciones de radio y muy especial para los radioaficionados que utilizan habitualmente esta frecuencias conocidas como Ondas Cortas o HF.

En máximos solares, cuando hay muchas manchas, la ionización de la atmosfera es alta, las ondas de radio son reflejadas y es posible lograr comunicaciones a muy largas distancias. En cambio en mínimos solares, la ionización de la atmosfera desaparece y no es posible hacer comunicaciones a larga distancias.

Como hemos comentado las observaciones sistemáticas de las manchas se ha venido realizando desde 1610, posterior a la invención del telescopio, pero aparentemente el Sol entró en un periodo de casi nula actividad desde 1650 hasta el año 1700 (conocido como el mínimo de Maunder). Después de 1700 el sol entro periodo de continuos ciclos con una frecuencia  de 11 años bastante regular. A partir de 1755 se ha llevado anotaciones de los diferentes ciclos y en la actualidad estamos en el ciclo 24.

El ciclo 24 ha resultado muy singular. El anterior ciclo 23 se inició en el año 1996 y termino en 2007 con un máximo en el año 2000 de más de 150 manchas por mes. El ciclo 24 fue pronosticado para empezar en el año 2008 con un máximo para el 2012 pero sorprendentemente el sol permaneció casi quieto hasta el año 2010 cuando empezó su actividad del ciclo y aumento hasta el año 2012 cuando se obtuvo un máximo de 80 manchas por mes pero empezó a decrecer y luego hizo un pequeño aumento para 2015 llegando a un pico de 60 manchas por mes y a partir de ahí ha iniciado un descenso significativo y en la actualidad, marzo 2017 el sol está casi quieto con escasísimas aparición de manchas. Se estima que este ciclo (24) debe terminar en el 2019 para luego espesar el ciclo 25 hacia el 2019 o 2020.

Lo cierto es que el ciclo 24 ha resultado ser uno de los ciclos más débiles en cuanto actividad solar. El mayor en los últimos tiempos fue el ciclo 22 entre 1986 a 1997 con un máximo en 1990 con más de 170 manchas por mes. El anterior ciclo 21 (1976-1986) fue un poco más débil que el 22 pero después del ciclo 22 la intensidad ha estado en franca reducción.

Los estudios actuales han tratado de asociar los ciclos de actividad solar con el clima en la tierra. Parece ser que si la actividad solar se reduce la temperatura media de la tierra se baja y lo contrario, en periodos de alta actividad solar, la tierra se calienta.  La poca actividad solar entre 1650 y 1700 conocido como el mínimo de Maunden está asociado con una bajada de la temperatura que se reporto por esa época. Hay cuadros de pintura representando escenas de nieve en ciudades del Mediterráneo lo cual no es usual actualmente.

Los ciclos 8 y 9 a principio del siglo 19 fuero también muy débiles correspondiendo con un periodo de enfriamiento de la tierra. El año 1816 es conocido como el año sin verano, ya que este fue muy frio en Europa.

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s