Mi Electronica – parte 1 –

el

Thoma Alba Edison (1847-1931) invento la lámpara eléctrica (o incandescente) en 1879 y en su afán por mejórala realizo un experimento agregándole una placa metálica dentro de la ampolla de vidrio y colocándola cerca del filamento.

Edison noto que si la placa se polarizaba positivamente con relación al filamento  había circulación de corriente en el circuito y en cambio si la polarizaba negativamente la corriente era nula. Edison patento el dispositivo en 1883 y desde entonces se conoce como “efecto Edison”. Como el invento no aportaba aplicación práctica en el funcionamiento de las lámparas incandescentes, Edison abandono el tema y en su momento no se hicieron aportes en el sentido de explicar el porqué del fenómeno.

En 1904, un británico John Fleming (1849-1945) le encontró un uso práctico al efecto Edison. Como la placa detecta la polaridad de un circuito entonces podía usarcé como un rectificador de corrientes alternas donde la polaridad está cambiando continuamente.  Fleming patento un dispositivo consistente de un tubo al vacío rodeado de una placa, al cual se le llamo “Diodo” y podía usarcé para rectificar la corriente alterna. El tema era de moda ya que estaba la controversia si el suministro de electricidad debía hacerse con corriente continua (como defendía el mismo Edison o usar corriente alterna como era las ideas de Tesla. Un rectificador resolvía el problema de convertir corriente alterna a corriente continua.

Para la época, 1904, ya se habían desarrollado las teorías atómicas que consideraban que la materia está constituida de átomos y que los átomos estaban constituidos de un núcleo con cargas positivas y en la periferia pequeñas partículas de carga negativa llamados electrones.

El filamento de una lámpara es un alambre metálico sometido a una alta temperatura que lo vuelve incandescente. Pero la alta temperatura produce que muchos electrones queden libre de sus átomos presentados como una nube de electrones alrededor del filamento. Esta producción de electrones libres por efecto de la temperatura se conoce como emisión “termoeléctrica”. Ahora bien, si una placa en las cercanías del filamento tiene una polarización positiva, los electrones libres serán atraído hacia la polarización positiva, en cambio si la placa esta polarizada negativamente, por el contrario los electrones serán rechazados.

Entonces el “efecto Edison” es una consecuencia del  “efecto termoeléctrico” y su mecanismo de acción puede ser explicado por las teorías atómicas.

Entendiéndose el funcionamiento del diodo de Fleming, un ingeniero norteamericano Lee De Forest (1873-1961) se le ocurrió la idea de introducir unos alambres en forma de grilla o rejilla entre el filamento y la placa de un diodo de Fleming.  De Forest polarizo la rejilla  ligeramente negativa con relación al filamento y con una placa polarizada positivamente.  La rejilla que estaba polarizada negativamente era un obstáculo para los electrones que eran atraído por la placa. La oposición dependía de cuanto más polarizada negativamente se encontraba la rejilla, incluso si la polarización de reja era muy negativa podría llegar a bloquear el paso de corriente entre filamento y placa.

Si la placa es polarizada positivamente atravesó de una resistencia, se puede observar que un pequeño cambio en el voltaje de rejilla produce un gran cambio del voltaje de placa. Esto significa que el dispositivo “amplifica” el voltaje que se aplica a la rejilla. Lee De Forest en 1907 patento el invento con el nombre de ”Audion”. La razón del nombre se debe a que una de sus primeras aplicaciones fue para amplificar las pequeñas señales de un micrófono.  Su característica de amplificar señales permitió en desarrollo de múltiples aplicaciones de lo que paso a ser desde entonces la Electrónica.

Con el tiempo, el nuevo dispositivo pasó a llamarse “triodo” como continuación del diodo de dos elementos y tríodo como el dispositivo con tres elementos.

Los tríodos empezaron a usarse para amplificar la débil señal captada por la antena lo que lo convirtió en un eficiente detector de ondas electromagnéticas permitiendo el desarrollo de receptores de radio.

Antes del tríodo la generación de radiofrecuencia se hacía por producción de “chispas” las cuales producían oscilaciones que se amortiguaban rápidamente  y que no permitían mantener una onda continuamente. Se intentó generar corrientes alternas de alta frecuencia usando motores eléctricos, los cuales si generaban ondas continuas pero su máxima frecuencia estaba limitada por la inercia mecánica de los motores usados.

La aparición del tríodo permitió hacer osciladores de onda continua originado por un circuito oscilante (circuito LC) el cual era real imitado por el tubo que debido a su factor de amplificación permitía auto sostener la oscilación.

La producción de ondas continuas, es decir de amplitud constante, permitió modularlas con señales de audio dando inicio a la Amplitud Modulada que transmite voz y sonido a través de las ondas electromagnéticas.

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s