Si acaso yo muero en la guerra

el

Si acaso yo muero en la guerra

Y mi cuerpo a la tierra va a parar.

Adelita por Dios te lo ruego,

Que por mí no vayas a llorar.

 

Yo soy un soldado, ella se llama Adela, todo coincide, como en el corrido, es nuestra canción, así lo comentamos esta tarde cuando nos vimos en la cafetería y en el fondo se oían  corridos Mejicanos. ¿Nosotros tendremos que vivir el mismo destino? , no creo, la canción es una inspiración no nuestra historia, se refiere a una revolución, soy un soldado de la Republica, quizás si fuera guerrillero seria revolucionario, no se quizás estoy en una revolución.

Qué bonito soñar con Adelita pero las cosas no suenan bien, el sargento ha entrado muy agitado, ha ordenado alarma general y mi instinto, templado de tanto entrenamiento como parte del batallón de Contraguerrilla de reacción inmediata, me ha despertado y en cuestión de segundos estoy parada en fila con mis otros compañeros escuchando las arengas e instrucciones de mi teniente.

— Soldados de Colombia, el deber nos llama!, un guarida de terroristas ha sido descubierta, vamos a destruirla, el factor sorpresa esta de nuestro lado, …

No me puedo concentrar. el deber me exige máxima concentración pero el recuerdo de Adelita es más fuerte. ¿Es el amor o es mi capricho?  O el corrido está contando mi destino.

Lo cierto es que en pocas horas estaré en combate, es la guerra y mi cuerpo puede quedar olvidado en la selva y entonces  ¿Adelita me va a llorar? No sé!  el tema no lo hemos tratado. A lo mejor sí, las mujeres siempre lloran y yo creo que Adelita siente algo por mí.

Pero si yo muero, no podría saber si llora o no llora, Adelita se irá con otro y tampoco tendré que perseguirla por tierra ni por mar y el corrido no será nuestra historia. Una paradoja, todo se termina, no puedo pensar qué va a pasar después de la muerte, porque si muero  mis pensamientos no se va a cumplir o mejor dicho no me importara lo que pase, ¿entonces para que pienso?.  Ahí Adelita, porque me causas tanta dilemas, es que te quiero mucho y no me deja concentrarme en las instrucciones del teniente y entonces voy a cometer errores que me pueden llevar a la muerte, ¡qué confusión!

Sorpresivamente el celular del teniente suena, la meditación se suspende, nuevas cosas van a pasar, regresemos a la realidad.

— Perdon el Coronel me llama, un momento – dice el Teniente mientras contesta el teléfono y una sucesión de, sí Coronel, sí Coronel, sí Coronel rompe el silencio de la sala mientras todos los soldados tratan de conjeturar que nuevas cosas van a pasar después de la llamada.

Entonces el Teniente comenta:

— Hay mal tiempo en el objetivo, los helicópteros no podrán volar ni darnos soporte logístico. He recibido una orden de mi Coronel de abortar la operación, soldados descansen y regresen a sus dormitorios.

Oscura muerte, tú no existes, por lo menos no hoy.  Te he desterrado, ahora todo es claridad.

El domingo volveré a ver a Adelita y le pediré que sea mi mujer,

–Compañeros, compañeros ¿quién sabe dónde puedo comprar un vestido de seda?

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s